Si tienes una piel sensible, debes saber qué cuidados darle a tu piel diariamente para que no tengas mayores problemas. Aquí te compartimos algunos puntos importantes para proteger y mantener en buen estado tu cutis.

Hidrata la piel. Se recomienda hidratar la piel del rostro dos veces al día: por la mañana y en la noche, antes de dormir, así como el resto del cuerpo después de bañarse.

Protégete del sol. La exposición a los rayos del sol es una de las razones por las que se genera una piel sensible, por eso es importante utilizar cremas que lleven protección SPF durante todas las estaciones del año, incluyendo invierno.

Utilizar cosméticos para piel sensible. El mejor actual de productos de belleza tiene una gran variedad de productos y por eso encontrarás cosméticos especialmente elaborados para personas con piel sensible pues no contienen perfumes, alcohol ni conservadores.

A la hora de tomar el baño. Es importante cambiar la rutina y procurar que agua esté tibia y que el tiempo que pasas en la regadera sea menor. Evita el agua caliente porque deshidrata la piel. Para limpiarte la cara se recomienda agua fría.

Evita el estrés y la fatiga. Las emociones repercuten en todo el cuerpo y la piel no queda exenta de las consecuencias. Si tienes piel sensible y presentas periodos de estrés y fatiga, el cuerpo reaccionará con brotes y erupciones. Evita estas situaciones.

[[cms:companyname]] - PIEL SANA


















Fuente: mujerhoy.com